+1 323 9270700

Perspectiva: El internet y la pandemia

La pandemia de COVID-19 ha tenido una severa influencia en el funcionamiento diario. Con esfuerzos para restringir la propagación del virus, los colegios y eventos sociales se han puesto en pausa por un un periodo extendido de tiempo y las personas siguen guardando su distancia en ambientes públicos. Los adolescentes y jóvenes han tenido que lidiar con estrés severo además de los aspectos de desarrollo.

El terror causado por la enfermedad, el escenario de aislamiento, niveles altos de incertidumbre hacia el futuro y la inseguridad financiera contribuyen al estrés, ansiedad y depresión que sienten los individuos en todo el mundo. Varios estudios han encontrado que los adolescentes están usando más las redes sociales y servicios de streaming. 

Además, las personas que tuvieron puntajes altos en adicción a los videojuegos, uso compulsivo del internet y de redes sociales también reportaron niveles altos de desesperación, soledad, escapismo, ansiedad por la pandemia y baja calidad del sueño. Para entrar en detalle, la pandemia de coronavirus nos ha enseñado lo vital que es el internet y el acceso a la tecnología digital para todas las comunidades, sin importar su situación económica, política, social o geográfica. Hoy más que nunca es evidente que el acceso a infraestructura de internet y servicios ofrecidos sin prejuicio es crítico para construir sociedades prósperas y resilientes.

Salud e Internet

Aunque el COVID-19 ha mantenido a los guatemaltecos alejados, la tecnología de banda ancha ha permitido a varios trabajar desde casa, pagar las cuentas, aprender nuevas habilidades, buscar trabajo, comprar comida y llevar a cabo otras actividades esenciales. Las personas incluso están usando las plataformas de teleconferencia para llevar a cabo visitas virtuales al médico. Sin embargo, para aquellos que no pueden pagar o no tienen acceso al internet, este cambio a la vida virtual se pierde. La conexión a internet es una preocupación para la salud pública y cada día se reconoce más su importancia.

La industria también ha asistido a los esfuerzos para manejar el virus al dar acceso a medidas de seguridad para manejar el virus. En general el internet es lo suficientemente robusto para manejar el incremento en tráfico. Sin embargo, esta resistencia no ha sido consistente en todo el mundo debido a los diferentes niveles de preparación digital de los países.  

Las plataformas que reclutan trabajadores para un trabajo específico de corta duración y en un modelo informal están presentes en la economía actual. Uber y Airbnb son dos ejemplos conocidos. Estas plataformas han crecido rápidamente ya que tenemos acceso fácil a teléfonos inteligentes. Los trabajadores que trabajan para estas compañías han sufrido durante la pandemia por la baja en la demanda de sus servicios que son de transporte, renta de apartamentos y otros trabajos que ya no se están usando. Además, como estos trabajadores no tenían un trabajo fijo, sus ingresos han bajado considerablemente.

Trabajo desde casa y el Internet

En las secuelas de la pandemia es probable que las personas que trabajan en la economía informal regresen luego de las personas que trabajan en un puesto fijo. Sin embargo, estamos seguros de que este tipo de trabajos va a prosperar en el largo plazo conforme el miedo y posibilidades de infectarse bajen. La cultura de trabajar desde casa también juega un papel en esto. Trabajar desde casa ha despertado interés en investigación sobre trabajo remoto, con temas como el teletrabajo, los nómadas digitales y equipos virtuales recibiendo cada vez más atención. Un problema crítico es la asignación de trabajo y colaboración entre unidades, así como también entre proyectos. Como el número de trabajos en línea va en aumento, este tema va a tomar aún más relevancia.

Acceso a Internet

El internet se está volviendo un aspecto vital de la economía, cultura y sociedad en el mundo y Guatemala no es la excepción. Sin embargo, Guatemala tiene un índice de analfabetismo del 31% y el 60% de la población vive en la pobreza. El acceso a internet provee una nueva oportunidad para todos en el país sin importar el nivel económico. El uso de internet en Guatemala ha ido en aumento. En el 2017, el 65% de la población usaba el internet, lo que es seis veces más que en 2010. A pesar de esto, la penetración de internet en Guatemala aún está por debajo del promedio en América Latina. 

El bajo nivel de alfabetización en Guatemala previene que una porción significante de la población aproveche toda la información que está disponible en Internet. Por eso Atel Communications entra en acción como el mejor proveedor de internet en áreas rurales en Guatemala con su servicio de Internet Ilimitado America Voice con el que sus clientes tienen acceso a internet ilimitado durante 30 días para tomar clases en línea, hablar con sus familiares y amigos y desarrollar sus habilidades.